Ejercicio de memoria en el memorial de londres

0
53

Este «Ejercicio de memoria en el memorial de londres» fue realizado el sábado 6 de noviembre de 2021 en la Plaza Grosvenor, lugar en que se encuentra el Memorial del 9/11 de Londres. El acto consistió en el despliegue del libro en pliegues hechos de fragmentos, cada uno de diez pisos de concreto chirriante donde la materia pasa de sólido a gas sin demorarse en pasar por lo líquido.  Durante la acción el texto de Montebruno se confunde, se entrelaza, e interactúa con el texto grabado en el círculo en la antesala del Memorial que reproduce en espiral los célebres versos del poeta estadounidense Henry van Dyke: «Time is too slow for those who wait, too swift for those who fear, too long for those who grieve, too short for those who rejoice, but for those who love, time is not.» («El tiempo pasa lento para los que esperan, pasa rápido para los que temen, se alarga para los que no pueden escapar del duelo, y es muy corto para los que se regocijan, pero para los que aman el tiempo deja de ser tiempo en absoluto»). Mientras que al centro del círculo está escrito: «This garden was created in memory of all those who lost their lives in the 11th September 2001 terrorist attacks on the United States of America.» («Este jardín fue creado en memoria de todos los que perdieron sus vidas el 11 de setiembre de 2001 en los ataques terroristas en los Estados Unidos de América»). Montebruno juega con las páginas que ya dejan de ser páginas. Él hace cuncunas. Trenes. Montoncitos con ellas. El poema, entonces, se desescribe y se transforma en una secuencia de imágenes. De imágenes de poesía pura.  Como si se tratara de un niño jugándose la vida con sus laminitas y animitas. Aparecen la secuencia con lo que quedó de los muros y los focos de emergencia que aumentan el horror, la secuencia de la cucaracha, la secuencia de los zapatos rescatados de los escombros y de las ruinas para identificar a las víctimas a falta de cadáveres, la secuencia de las no-pictures, la secuencia de las velas y las banderas norteamericanas de luto, y el Enduring Freedom, las Torres Gemelas antes del ataque y la credencial para pasar las líneas de guerra de la policía. Ya acercándonos al final del ejercicio, Montebruno intenta rearmar, y cerrar el libro, pero en un final de suspenso uno de los pliegues queda afuera haciendo todo su esfuerzo por ordenar el cielo un intento inútil, sin sentido, inacabado. Todo termina cuando Montebruno cuelga las imágenes del muro mismo del Memorial donde están labrados a fuego los nombres de las 67 víctimas inglesas del atentado. Allí las páginas del no-libro terminan cual fotografías colgando en una sala de revelado. De revelado y de despliegue ya no sólo del libro sino de la tragedia misma. 

Cámara: el poeta Gonzalo Contreras.